CARDEI.STUDIO


El Blog de CARDEI

arrow_backward Inicio del Blog



M. Catalin Cardei


Escrito por M. Catalin Cardei, el Viernes 25 octubre 2019, en la categoría Nuestro Equipo

1087 palabras, 5 minutos



Quién es Mircea Catalin Cardei

 

    Cuentan los expertos que las mejores autobiografías hay que escribirlas en tercera persona. ¡Pues vaya! Yo aún no soy un experto en escribir autobiografías, así que nada de terceras personas hoy.

Soy un novato en esto de escribir, pero “despacio y con buena letra” me esforzaré sobre todo para que no se me note mi acento “raro” del este, así que os pido que seáis benevolentes.

Durante los casi 40 años de mi vida he conseguido “material” de sobra para escribir unas cuantas comedias y algún que otra drama pero hoy toca una “corta” autobiografía.

 


 

    Me inspiran personas como Tony Robins, Steve Jobs o Warren Buffet. Creo que tecnologías como el blockchain nos ayudara a mejorar el mundo.

    Soy tan friki de las tecnologías que en los controles del aeropuerto flipan con lo que llevo en la mochila.

    Aparte de rumano, ingles, y español, también hablo html, css, javascript, php, c# y muchos lenguajes más. Intento aprender todos los frameworks que me gusta y aplicar metodologías ágiles, mi código es como la vida misma con muchos branches y commits y también algún que otro bug. 

    En ocasiones soy emotivo y también algo bipolar, lo mismo me cuestiono la misma cosa dos días que dos nanosegundos. Me gusta la física, la astrofísica y la electronica y puedo pasar horas escribiendo código sin levantarme.

    Tengo unos cuantos Arduinos y abro mis Macs como si fueran Radios viejas. Amo mi familia y me gusta ayudar a mis amigos.

    Encontré el éxito el mismo día que deje de buscarlo y desde entonces me siento imparable.

 

Más de mi

 

    Mi nombre es Catalin Mircea Cardei y mis amigos me llaman Cata, nací el 18 de Mayo de 1980, en la ciudad de Bistrita, en el norte de Rumania. El lugar conocido como Transilvania, es el corazón de los Montes Cárpatos y la región más legendaria de Rumanía, una tierra colonizada por romanos, eslavos, mongoles, sajones, tártaros y hunos. Al visitar sus pintorescos paisajes, sus castillos y sus ciudadelaste sentirás sin duda como si estuvieras en otra época.

    Desde el 20 de Marzo del 2000 vivo en España junto con mi esposa Alina Teodora con la que contraje matrimonio en el año 2001. Como resultado de nuestro amor, la vida nos ha bendecido con el mejor regalo, nuestra hija Aurora Iulia Cardei, que nació el 27 de Marzo de 2007 en Albacete. Mi única hermana, 4 años mayor que yo, Simoneta Cardei, o la “Tia Mimo” como la llama mi hija, también vive desde hace ya unos años en España.

    Desde la la infancia estuve atraído por las tecnologías, especialmente por los ordenadores y la programación. Aun me acuerdo cuando mis padres me compraron el primer ordenador, era la primavera del 1986, apenas tenia 6 años. Era un ordenador CIP, un clon rumano del ordenar Sinclair ZX Spectrum, bastante difícil de conseguir en aquella época ya que Rumania no se libro de la dictadura del régimen comunista hasta finales del año 1989.

    Pasaba largas horas sentado en el suelo del salón con aquella “caja mágica” conectada a un radiocasete y al único televisor en blanco y negro de la casa. En ocasiones, hacer funcionar la “caja mágica” resultaba bastante frustrante y antes de poder hacer cualquier cosa tenias que cargar el Basic desde una cinta para luego poder introducirle instrucciones o cargar algún que otro juego que guardabas en una cinta, como si de un tesoro se trataba.

    En aquellos tiempos estábamos de alguna manera obligados a aprender a programar ya que la única interfaz que veías al encender el ordenador era una pantalla negra con un cursor parpadeando, esperando a que le escribas instrucciones.

    Era 1986, en un país sofocado por un régimen comunista, donde toda la información era censurada y la escasez de alimentos había conocido su apogeo. Me acuerdo con mucha emoción como en plena noche, tapado con una manta, mi padre sintonizaba con su vieja radio el puesto “Radio Europa Libre” que transmitía en rumano, en honda larga desde alguna parte de Alemania.

    Era una de las pocas fuentes de información objetiva en la Rumania comunista que sin duda vivía una tensa atmósfera de miedo y desconfianza. Muchos fueron aquellos que arriesgando su vida y al igual que mi padre huyeron del país, pero esa es otra historia.

    El año 1998 obtenía mi título de Bachillerato y luego entre en la Universidad, en la facultad de Informática pero abandone después del primer año y al año siguiente abandone Rumania en búsqueda de una nueva vida. Desde entonces no he dejado de aprender y formarme en todo lo relacionado con el marketing digital.

    Como todos, en la vida pasé por momentos felices y tristes, tuve pequeños éxitos y aprendi muchos de los muchos fracasos. Soy demasiado perfeccionista y muchos de mis proyectos nunca han visto la luz por culpa de esos pequeños detalles que no les permitían ser proyectos perfectos.

 

¿Quieres aún más?

 

    Solo una reflexión: Hace unos años empece a dedicar buena parte de mi tiempo a leer, a meditar y a buscar respuestas a las preguntas existenciales que uno se hace cuando habla con el mismo.

    Todo esto me hizo transformar mi percepción sobre la travesía por la vida y de repente aprendí a ser más feliz. Me hice vegetariano durante casi 2 años y medio y últimamente intento comer solo comida vegana. Lo hago principalmente porque, al no participar en el maltrato animal, me hace sentir mejor como persona y también me ayuda a mantenerme más activo y positivo.

    Había escuchado y leído mucho sobre como “la crisis de los 40″, de como te puede cambiar la vida y ahora que me acerco a esa edad, me doy cuenta de que no es del todo así, ya que últimamente he descubierto que algunos la han experimentado a los 20, e incluso antes. ¡Que afortunados!

    Es la sabiduría la que cambiará nuestras vidas para siempre, la verdadera, basada en la verdad y en el conocimiento y la que busca el verdadero progreso y bienestar del ser humano y de las demás formas de vida de la tierra.

    Estos días parece que todo el mundo habla sobre lo difícil que es la vida. A menudo escuchamos: “Esto es una mierda” o “El Mundo es un Mierda”… Quizá cada uno de nosotros tengamos la culpa de que el planeta que alberga nuestra vida nos parezca de repente tan mísero y hostil.

Si algo no te gusta … ¡No te quejes, Cámbialo!
Tu poder es infinito y puede Cambiar el Mundo.

 

m@cardei.studio



Gracias por leer el artículo M. Catalin Cardei

M. Catalin Cardei



©2019 CARDEI.STUDIO
Aviso Legal   Política de Privacidad

  
arrow_upward